Cara y Sello

26 junio, 2010

Tres tazas de té, cuatro lágrimas por mi mejilla, y mil noventa y siete palabras después; puedo decir que me siento un poco mejor. No es materia alarmante, mañana volveré al regular pan con queso, y mi vaso de Coca-Cola.
Cigarro no por favor que lo odio. Algún otro favor realizaré, y quizás con eso mi mente desocupe.
No tengo prisa en avanzar, ya nadie me pisa los talones. Me sobrepasaron.
Ahora desde esta perspectiva veo todo más claro. Ser el último tiene sus ventajas a veces. Si hay un hoyo en el camino, caen antes los otros y tu ya sabes que hacer. Aún asi, este no es el caso. ¡Se fueron tan lejos los tarados que me han dejado solo! No los culpo: iba muy lento.
Me faltaron 6 caracteres (con espacios) dentro de las mil noventa y siete. Quizás para la otra ocasión. Quizás para la otra persona. Quizás para la otra vida.

One Response to “Cara y Sello”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: