¡¡Eres el visitante 1.000.000!! Brillando, moviendose y junto a unos emoticons con sonido. Nunca más esa odiosa publicidad con este excelente complemento para Firefox 2.
Desactiva todo el contenido Flash, pero nos deja la opción de activarlo si asi deseamos (como Youtube por ejemplo)

Simple, útil y fácil.

Para mi, el mejor complemento para Firefox hoy en estos días de Web 2.0

Link: Flashblock en Mozilla.org

Anuncios

El espíritu del tiempo

10 mayo, 2008

El profesor de filosofía un día me dejó pensando mucho más de la cuenta. Había pasado mucho tiempo desde que algo en clases me dejaba intrigado y demasiado inquieto acerca de ello.

El profesor, que se dice, un católico apostólico romano, es bastante “libre” en su forma de pensar y se nota la influencia que ha tenido desde distintos puntos, no sólo de la filosofía y religión, sino también, de formas y estilos de vida “diferentes”.

Imagina que ahora, en este preciso instante, le sacan una foto a tu entorno. Una foto simple. Fisicamente es la alineación de las partículas azarosas de un determinado modo. Las partículas de tu cuerpo se formaron asi debido a tales y tales motivos, no entremos en discusión de eso.

Imagina ahora, que en cientos de miles de millones años más, esas mismas partículas que en algún momento se juntaron de la forma adecuada para obtener la primera foto, se volvieran a juntar de la misma forma, y obtenemos, otra foto. Una foto B. Una foto “prima” para los matemáticos.

¿Tiene lógica? A mi me dejó intrigado. Pasmado pensando en la verdad que tiene (al menos para mi) esta lógica simple. Es casi una comprobación empírica del “ciclo del tiempo”.
Ahora, ¿Qué tiene que ver con el título?… algo.

Ese algo es la trascendencia que queramos darle a los actos y pensamientos de nuestra vida. Si estamos “condenados” a un error, al menos, enmendemos ese error como podamos.

Si lo vemos del lado oscuro y pesimista, quiza es la típica tragedia griega, donde el destino es inevitable y si estoy condenado a hacer algo ahora, quiza lo haya hecho antes y lo siga haciendo.

La diferencia radica en que nosotros en el “ahora” (que puede ser un antes, o un después, depende de donde se le mire) tenemos la facultad de hacer lo posible para solucionar los problemas que hayamos tenido, o simplemente, vivir plenamente sin hacer mucho más.

Somos dueños de lo nuestro.

Es lo único que tenemos para hacer plenamente lo que queramos: nosotros mismos.

Me prometo intentar superar el destino de errores. Me comprometo a ser dueño de mi mismo y poder hacer lo que mejor me siente, lo que crea mejor para mi, y para los demás.

Dedicado, obviamente a ti. Espero que lo sientas. Te amo.