El efecto Domingo

9 septiembre, 2007

Domingo, último día de la semana para nosotros los occidentales (excluyendo los estadounidenses) y que generalmente da paso al ya bautizado Efecto Domingo.

Sales de tu rutina. Te desconectas del mundo que te rodea. En parte el domingo vives tu propia vida. Al momento de hacer esto te das cuenta que finalmente la vida que llevas se alimenta de la rutina (lo quieras o no) y que de momento no puedes sino caer en el propio juego. Pero el domingo es distinto. Trae sorpresas, quieras o no, al final es el día de descanso por excelencia. La escencia del domingo es servirle al resto de los otros días. Así fue ideado, de manera que no se puede pedir más. Vívelo como quieras. Pero tarde o temprano te encontraras con el Efecto Domingo.

Al final “No le pidas peras al manzano” Este día se pensó para ser vivido así. Como consuelo, piensa al menos, que mañana ya es lunes…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: